Política

Sentencia

Arnaldo Otegi y Rafa Díez, condenados a 10 años en el caso Bateragune

Redacción

17/09/2011

El tribunal les acusa de un delito de integración en ETA en calidad de dirigentes por intentar reconstruir la formación ilegalizada.

  • Menéame

Comentarios

La Audiencia Nacional ha condenado este viernes al exportavoz de Batasuna Arnaldo Otegi y al ex secretario general de LAB Rafa Díez a 10 años de prisión en el caso Bateragune.

En concreto, el tribunal les acusa de un delito de integración en ETA en calidad de dirigentes por intentar reconstruir la formación ilegalizada.

En la sentencia, la sección cuarta de la Sala de lo Penal también condena a 8 años de cárcel a Miren Zabaleta, Arkaitz Rodríguez y Sonia Jacinto.

Además, absuelve a los otros tres procesados, Txelui Moreno, Amaia Esnal y Mañel Serra, para quienes la Fiscalía retiró la acusación durante el juicio.

Rafa Díez podría ingresar en prisión el lunes, cuando está citado en la Audiencia Nacional para que se le notifique oficialmente el fallo judicial. El resto de condenados ya se encuentran en la cárcel desde su arresto en octubre de 2009.

El tribunal considera acreditado que los cinco condenados formaban parte de un grupo escogido dentro de las filas de la izquierda abertzale que "en plena connivencia y siguiendo las superiores directrices de ETA, en la que se hallaban integrados, diseñaban una estrategia de acumulación de fuerzas soberanistas".

La sentencia, de la que ha sido ponente el magistrado Juan Francisco Martel, señala que ETA ordenó en el año 2008 a Otegi y Díez la creación de un órgano que actuara como su "brazo político".

Añade asimismo que en 2007 la organización terrorista inició un proceso de reflexión sobre cómo utilizar a la izquierda abertzale, que desembocó en diciembre de 2008 en una orden a Otegi y Usabiaga para que formaran un "organismo o comisión de coordinación" que llevara a cabo sus planes.

Aunque el tribunal no ha podido acreditar que este organismo se llamara Bateragune, como sostenía la Fiscalía, sí considera probado que ETA encargó a sus miembros "planificar y gestionar la nueva estrategia de acumulación de fuerzas soberanistas".

De este modo, Otegi y sus compañeros "se constituyeron en sujetos directamente receptores de las órdenes impartidas por ETA", actuando "en plena connivencia y siguiendo las superiores directrices" de la banda.

El tribunal ha llegado a esta conclusión al valorar indicios como las reuniones que los condenados mantuvieron en la sede de LAB, los desplazamientos que hicieron a Francia para entrevistarse con personas del entorno de ETA y documentos de la organización terrorista.

También ha tenido en cuenta la "idéntica nomenclatura o terminología" utilizada por ETA y la izquierda abertzale y la "ausencia de actuaciones de los acusados que denoten un verdadero distanciamiento de las tesis de la organización terrorista".

Los condenados, por el contrario "han traspasado los límites de la libertad de expresión u opinión y del derecho a la participación política, contribuyendo (...) de forma imprescindible a que otros miembros de la misma estructura (...), con los que comparten ideas, utilicen medios violentos e intimidatorios destinados a imponer sus tesis radicales y amparadoras de la lucha armada".

Por otra parte, el destaca que "Otegi nunca condenó la violencia de ETA en su etapa como miembro de la comisión de coordinación designada por la banda para controlar a la izquierda abertzale".

Así, el tribunal subraya que "sólo cuatro meses después de las detenciones efectuadas (en octubre de 2009), en un documento elaborado en el seno de la Izquierda Abertzale (la ponencia Zutik Euskal Herria), aparece claramente un relativo alejamiento de aquellos métodos violentos, que no ruptura y nítida condena".

Hasta entonces, añade la sentencia, "en ninguna de sus manifestaciones y escritos, de las fechas de producción de los hechos que han sido juzgados, se constata una expresión de condena de la violencia producida por ETA".

El lehendakari entiende que la sentencia 'pueda generar frustración'


El lehendakari, Patxi López, ha asegurado que el Gobierno Vasco "respeta y acata" la sentencia del caso Bateragune, por el que la Audiencia Nacional que ha condenado a 10 años de cárcel al exportavoz de Batasuna Arnaldo Otegi y al exdirigente de LAB Rafa Díez Usabiaga y ha manifestado que entiende que "haya podido generar sorpresa e incluso frustración en algunos sectores de la sociedad vasca en el tiempo en el que estamos viviendo".

En declaraciones a los periodistas, antes de presidir en la localidad guipuzcoana de Oñati el acto de apertura del curso académico 2011/ 2012 de Mondragon Unibertsitatea, López ha afirmado que el Gobierno Vasco no va a valorar la sentencia y que, como es su "obligación" en un Estado de derecho con separación de poderes, "respeta y acata" la decisión de los tribunales como "ha hecho siempre y hará en el futuro sobre cualquier otra resolución que pueda haber sobre este mismo caso o sobre otros".
No obstante, ha manifestado que "entiendo que, cuando la inmensa mayoría de la sociedad vasca piensa que estamos cerrando el ciclo del terrorismo y de la violencia en este país, toda la gente pueda no comprender esta sentencia".

Izquierda abertzale: 'El fallo busca imposibilitar el cambio'

La izquierda abertzale ha calificado de "inaceptable" e "incomprensible", además de "totalmente escandalosa", la sentencia del caso Bateragune, que pretende, en su opinión, imposibilitar el "debate y cambio estratégico" de este sector político, aunque ha advertido de que "no lo logrará".

En una rueda de prensa en Donostia-San Sebastián en la que han comparecido los dirigentes abertzales Rufi Etxeberria, Tasio Erkizia y Niko Moreno, los portavoces de la antigua Batasuna Miren Legorburu y Txelui Moreno han leído una declaración en euskera y castellano en la que han destacado que hoy "sólo el Estado utiliza la violencia", pero este fallo judicial le deja "sin legitimación ante el pueblo vasco".

Consideran que con esta sentencia, que condena a penas de entre 8 y 10 años a cinco dirigentes abertzales, entre ellos Arnaldo Otegi y Rafa Díez, el Estado "pretende generar frustración en Euskal Herria".

"Ninguna detención, juicio ni sentencia va a sacarnos del camino emprendido", ha dicho Txelui Moreno, uno de los absueltos en esta causa, quien ha finalizado su intervención con una frase pronunciada por Arnaldo Otegi durante el juicio: "Que nadie abandone este camino porque vamos a ganar".

Ha destacado que el pronunciamiento de la Audiencia Nacional "provoca indignación en Euskal Herria y no hace sino ampliar y profundizar la grieta con el Estado español".

"La voluntad y esfuerzo de los compañeros que hoy han sido condenados, junto con la aportación de la militancia independentista, han hecho posible la nueva situación política que vivimos en Euskal Herria. Y la sentencia trae consigo la respuesta de Madrid a la nueva situación política: más rodillo represivo", ha dicho Moreno.

Comentarios

Publicidad
Publicidad
Publicidad

Paz en Euskadi Paz en Euskadi Web especial

A LA CARTA A LA CARTA Vuelve a ver los informativos de ETB

Web especial Web especial Toda la información de 'El Conquistador 10'

Bilbao Bilbao Descubre cómo se ha transformado
Publicidad

Publicidad

Lo más visto